Migrantes en albergues enfrentan crisis por coronavirus.

Ciudad Juárez.- Cada vez que Ruben se entera de la expansión del coronavirus en el país y en esta frontera, dice que su preocupación aumenta por las condiciones de hacinamiento en las que se encuentra en el albergue para migrantes, donde encontró refugio junto a su esposa y su hijo en espera de que le resuelvan su situación de asilo político en Estados Unidos.

Nos preocupa estar así y no tener un resguardo adecuado”, dice el hombre de 36 años, un migrante de Brasil que Estados Unidos retornó junto a su familia a esta frontera mexicana bajo el Protocolo de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés).

A su alrededor hay otras 20 familias con las que comparte espacio para dormir en colchonetas tendidas entre las bancas tendidas en el área de oración y altar del templo metodista el Buen Pastor, ubicado al poniente de esta ciudad.

“En las noticias dicen que no debemos estar en lugares con mucha gente, pero aquí así estamos”, dice Rubén, uno de los 53 migrantes brasileños que habitan en ese lugar y el único que habla español.

Las condiciones de hacinamiento y el riesgo del coronavirus en esta región fronteriza –un caso confirmado en Ciudad Juárez y tres, en El Paso– encendieron la alerta en este y otros centros de la red de albergues implementada en Juárez, donde de acuerdo con las autoridades estatales de Población hay unas mil 300 personas de distintas nacionalidades.

“Nos preocupa porque mire cómo estamos, unos cruzan a Estados Unidos y regresan aquí, nosotros mismos estamos enfermos, tenemos fiebre, dolor de garganta”, comenta Favio, otro brasileño que se auxilia de Rubén para que lo traduzca al español pues solo habla portugués.

Los migrantes temen también porque el lugar se quedo sin papel sanitario y otro suministros básicos de limpieza y aseo personal.

De acuerdo con Dirving García coordinador del Centro de Atención Integral para Migrantes (CAIM) del Consejo Estatal de Población en la actualidad hay mil 300 extranjeros en albergues improvisados en iglesias de Ciudad Juárez, así como en la Casa del Migrante y en el que opera el gobierno Federal, el Leona Vicario.

Rubén dice que les preocupa la situación, porque algunos están enfermos y no tienen dinero para comprar sus medicamentos.

Algunos han salido a buscar cubrebocas, pero no hay en las farmacias cercanas y muchos no tienen ni con qué comprarlas, comenta el hombre que es el único de los brasileños en el albergue que habla español.

El pastor Fierro dice que este día se reunirán con autoridades de salud para recibir indicaciones a seguir ante la crisis que se vive en la región por el coronavirus.

Mientras se activa un protocolo oficial, asegura que en su centro se han adoptado algunas medidas sanitarias, como es el uso de platos, vasos y utensilios desechables, se comenzó a proporcionar gel antibacterial y solicitaron a los migrantes extremar su higiene personal.

Comenta que les preocupa no poder proporcionar todo, por ejemplo, dijo, no se cuenta con papel sanitario. “Ellos lo deben de comprar”.

En caso de que vengan de zonas de riesgo de coronavirus se les coloca cubreboca, se aísla a la persona en sospecha y se da aviso a la Secretaría de Salud y ya queda bajo su responsabilidad, se dio a conocer.

La Casa del Migrante dio a conocer que, en comunicación con las autoridades, establecerá un protocolo a seguir, el cual se dará conocer conforme vaya avanzando la contingencia.

El mayor riesgo en los albergues es la condición de hacinamiento, de acuerdo con encargados de los centros y las autoridades. En esto coincide Rubén quien asegura que en esa condición lleva un mes en el albergue El Buen Samaritano que maneja el templo metodista.

Con información de Animal Político.
https://www.animalpolitico.com/2020/03/hacinados-migrantes-albergues-ciudad-juarez-crisis-coronavirus/