Ruteras, zona de alto contagio y usuarios olvidan uso de cubrebocas.

Como lo anunciaron las autoridades municipales y estatales, el uso de cubrebocas es obligatorio para abordar cualquier unidad detransporte público. Sin embargo, no todas las personas han respetado esa medida, la cual busca evitar contagios del Covid-19.

En las paradas más concurridas de la ciudad, ubicadas en el Centro de la ciudad, así como en la Avenida de las Torres, se aprecia que los camiones funcionan a 100% de su capacidad, aunque según la instrucción de la Dirección de Transporte debería ser al 50%. Además, en el interior de las unidades varias personas realizan sus recorridos sin usar cubrebocas.

En un recorrido realizado por Juárez Digital, se pudo apreciar que los conductores de las unidades sí usaban cubrebocas, aunque no todos contaban con gel antibacterial dentro de sus unidades.

“Sólo la mitad de las personas usa cubrebocas para subirse al camión. Se supone que ya es obligatorio, pero llega mucha gente sin eso e igual se han podido subir a las unidades, pues sea como sea tienen que moverse”, afirma un usuario la linea Express 1.

Es común ver que las personas abordan la unidad con su cubrebocas puesto, y una vez que suben al camión, se lo quitan y lo guardan en sus bolsas.

J. Rodríguez vive esta situación desde que inició la contingencia sanitaria, aunque él usa con frecuencia gel y cubrebocas, el resto de las personas con las que viaja en el camión no tiene estos mismos cuidados de salud. Él toma cuatro camiones al día para acudir a su trabajo y regresar a casa; es decir, 20 camiones a la semana, pues trabaja de lunes a viernes.

Para Rodríguez, cada vez que aborda alguna unidad de transporte público es una probabilidad de contagio, aunque hace lo que puede para evitar el virus, pues no tiene opción, ya que debe seguir trabajando.

“A mi familia tampoco le gusta que yo me exponga y tome cuatro camiones al día, pero qué puedo hacer. Yo siempre traigo mi botella de gel y uso cubrebocas. Cuando llego a mi casa me quito toda la ropa que llevo puesta y me pongo nueva, también me lavo las manos”, detalla.