Todo listo para la elección 2021

Con el resultado de la elección interna del PAN, podemos decir que ya tenemos los perfiles que van a estar en la pelea por suceder a Javier Corral. 

Si quisiéramos ubicarlos en la línea del tiempo, podríamos señalar primero a Alfredo “El Caballo” Lozoya. Popular Presidente Municipal de Parral, de quien se dice, cuenta con estructura que más de un priista de la vieja guardia envidiaría.  

El caballo ha recorrido el estado en distintas ocasiones, y ha forjado cercanía con una parte del empresariado chihuahuense. Fue de los primeros en levantar la mano y es sin duda uno de los 3 punteros para ocupar Palacio de Gobierno.  

Su desventaja, es que pese a sus esfuerzos, no es muy conocido aun en el norte del estado. Una buena campaña de posicionamiento, podría llevarlo a ser gobernador. ¿Estará a la altura? 

Junto a él, tenemos al subdelegado del gobierno federal en Chihuahua, Juan Carlos Loera, quien gracias a su lealtad al movimiento lopezobradorista en la frontera desde su nacimiento, fue el elegido por su partido a pesar de que quisieron disfrazar ‘el dedazo’ simulando una encuesta que ningún morenista sabe decir en qué consistió. 

Esta incertidumbre provocó que además, el segundo lugar en la encuesta de morena, el senador con licencia Cruz Pérez Cuellar hiciera corajes argumentando opacidad en su propio instituto político. La realidad es que no va a prosperar su alegato y el ex pre candidato tendrá que conformarse con seguir siendo senador….!vaya mala suerte! 

Loera tiene una ventaja fuerte: la estructura de los servidores de la nación, puesta a sus pies. Él también ha recorrido el estado, pero además goza de un capital presupuestario nada más y nada menos que del gobierno federal. Su debilidad es el conflicto del agua en la presa La Boquilla. No es bien visto en el centro y sur del estado por lo mismo, además de que la gente del campo le ha retirado su apoyo.  

Finalmente, la contienda se define con la elección del candidato, (en este caso candidata) del partido blanquiazul. Se trata de la Presidente Municipal de Chihuahua, Maru Campos, quien después de una atropellada disputa entre panistas (cosa rarísima ahí) será la abanderada de ese partido.  

Maru viene con la carta de haber logrado ser presidente de Chihuahua en dos ocasiones, además de contar con el apoyo de numerosos empresarios. Su debilidad: acusaciones dentro y fuera de su partido por nexos con el ex gobernador Cesar Duarte. Ni más ni menos, la propia Campos señaló a Javier Corral como el responsable de una persecución política para detenerla.  

Un caso muy extraño pues se trata de miembros de un mismo partido y de retener el estado para el instituto político que llevó a Corral a ser gobernador.  

Del resto de los que suenan no me voy a ocupar, pues nada más vienen a ponerle sabor al caldo, pero no van a trascender. Me canso ganso, -diría quien finge gobernar nuestro país- que el próximo gobernador (o gobernadora) saldrá de estos 3. Por lo pronto vamos a ver de qué cuero salen más corres. ¿Tú ya tienes a tu favorito?